21 marzo, 2009

Reseña: Ying Han (The Underdog Knight / El Caballero de los Oprimidos)


Sinopsis

Wang Tao (Liu Ye), apodado Lao San por ser el tercer hijo varón de su familia, es un oficial naval retirado por los efectos que le causa un accidente sufrido en el rescate a un compañero de armas, que lo deja con una progresiva reducción de sus capacidades intelectuales.

A pesar de su retiro y su discapacidad, su abnegación al deber, al compromiso moral de servir al bien común y al desarrollo de sus aptitudes marciales -cultivados gracias a su superior en la marina-, no han decrecido y más bien se convierten en su obsesión. Llegará a convertirse en un héroe renegado y desinteresado que poco a poco se aislará de su entorno.

Paralelamente, aparece un ladrón de antigüedades, Dragon (Anthony Wong), quien tiene como objetivo inmediato el robo de una valiosa pieza.

Ambos personajes se cruzarán y ese encuentro detonará la acción, que aparentemente descolocará los estereotipos que cada cual representa.

Trailer

Comentario
De acuerdo con las fuentes consultadas, ésta es la ópera prima de Ding como director, lo cual explica algunas características de éste trabajo.

La idea de utilizar a un personaje con discapacidad mental para protagonizar una historia no es nueva en la cinematografía contemporánea. Saltando las numerosas referencias, conviene destacar que la novedad aquí está en la idea de completar el retrato de un personaje como éste con virtudes marciales, lo que le convierte en un héroe no sólo puro y comprometido moralmente, sino además físicamente poderoso ¿Quizás un arma perfecta del bien?

Como ya sabemos, la solución de los cineastas occidentales a la confrontación maniquea entre el bien y el mal, es simple y sin medias tintas: el bien somete al mal, lo fulmina y su semblante queda irresoluto como en un principio.

Para quienes seguimos desde algún tiempo a los realizadores asiáticos, sabemos que tal modelo no se aplica de manera tan lineal ni precisa en éste cine. Por ello, siempre esperamos en una historia contada desde ese continente, que algo novedoso ocurra, que el impacto de las fuerzas opuestas sea complejo y que en ambos polos algo se trastoque.

Así parecía ser, en principio, en esta propuesta de Ding y de Tao, guionistas del filme en cuestión. En el momento en que ambos personajes se cruzan vemos que el encuentro sugiere un juego en el que la trama puede dar un giro interesante, novedoso. El mal, dada su naturaleza manipuladora y envolvente, podría aprovecharse de esta “arma perfecta del bien”, inocente y desinteresada.

Sin embargo toda esta aspiración por encontrar un giro argumental valiente y arriesgado, que rompa con el ramplón esquema bien-gana-al mal, se diluye por ciertos artificios que sólo se excusan en la idea de ofrecer un final más complaciente.

Este sentimiento de decepción no es exagerado si se toman en cuenta algunos elementos que, al inicio de la cinta, brindan tales esperanzas: una textura de la imagen y una puesta en escena con intenciones hiperrealistas -que poco a poco se ha convertido en sello distintivo de las producciones hongkoneses-; una soberbia actuación de Liu -a quien sólo conocíamos en papeles secundarios y poco profundos-; y, finalmente, un nudo dramático que progresivamente lleva al héroe hacia callejones sin salida, sugiriendo la posibilidad de que cuestione su valores o al menos pierda algo de su pureza inicial, lo que le daría veracidad.

En cambio, el papel de Wong sí sufre injustificadas e inexplicables transformaciones, lo que acrecienta el sentido de incoherencia y de extravío en el espectador.

Tras el visionado de esta película, no dejo de imaginar qué habría pasado si éste proyecto hubiera caído en manos de Johnnie To, por ejemplo, que por su parte ya llevó con éxito las riendas de Mad Detective (con Wai Ka fai, 2007; disponible en nuestra videoteca).

Lamentablemente, el potencial que poseería esa historia no lo conoceremos. Las inexpertas manos de su director diluyeron su capacidad, torcieron el sentido y la intención, dejando exangües a los actores, a la trama y a mi como espectador.

Ficha técnica
Director: Ding Sheng
Producción: Wong Jing
Guión: Ding Sheng, Liu Tao
País: Hong Kong/China
Año: 2008
Reparto: Liu Ye, Anthony Wong Chau-Sang, You Yong, Liu Yang, Ellen Chan Ar-Lun, Otto Wong Chi-On, Sun Hong-Lei, Yu Rong-Guang, Ma Jingwu, Jiang Yi, Zheng Hong-Tao
Productora: Asian Union Film & Entertainment Ltd.
Género: Artes Marciales, Acción
Duración: 95 min.

SHINIGAMI

No hay comentarios:

Publicar un comentario

POSTS RELACIONADOS